man working on laptop, holding a cup, focused on what he can control

Concéntrese en lo que puede controlar: recupere su poder

citado por Bayu Prihandito en Life Architekture para centrarse en lo que se puede controlar

Puntos clave

  • Centrarnos en lo que podemos controlar, como nuestras acciones, actitudes y respuestas, puede conducirnos a un mayor éxito y a una reducción del estrés.
  • Prácticas como la atención plena y la comprensión de la neurociencia que subyace al control pueden mejorar nuestra capacidad para centrarnos en lo que podemos controlar.
  • Muchas personas de éxito, como Serena Williams y Elon Musk, han demostrado el poder de centrarse en lo que pueden controlar en sus respectivos campos.
  • En el vasto paisaje de la vida, numerosos factores están fuera de nuestro alcance. No podemos controlar el tiempo, el paso del tiempo o las acciones y pensamientos de otras personas. Pero hay un ámbito de influencia que podemos podemos gobernar: nuestras acciones, actitudes, respuestas y esfuerzos. Este artículo se sumerge en el arte de centrarse en lo que se puede controlar, un enfoque arraigado en la sabiduría de la filosofía estoica y cuya eficacia ha sido demostrada por estudios psicológicos. La idea es sencilla pero transformadora: cuando desplaza su energía hacia las áreas de su vida que puede controlar, usted te conviertes en el arquitecto de tu vida.

    Sigue con nosotros mientras exploramos este concepto, proporcionándote consejos prácticos, historias inspiradoras y recursos que te ayudarán a dominar esta habilidad vital fundamental.

    ¿Por qué debemos centrarnos en lo que podemos controlar?

    la palabra enfoque se escribe sobre un fondo de color diferente

    Los seres humanos tenemos una inclinación natural a buscar el control. Nos proporciona una sensación de seguridad, comodidad y previsibilidad. Ansiamos el control porque nos hace sentir seguros en un mundo incierto. Pero a veces, nuestro deseo de control puede extenderse a cosas que están fuera de nuestra influencia, lo que nos lleva a frustración y estrés. La clave está en canalizar nuestra necesidad de control hacia áreas que están dentro de nuestro poder: nuestro comportamiento, acciones y actitudes.

    Pero, ¿por qué es tan importante este cambio de enfoque?

    La perspectiva psicológica

    Desde el punto de vista psicológico, centrarnos en lo que podemos controlar puede influir significativamente en nuestro bienestar y éxito. Según las investigaciones de los psicólogos, está relacionado con el concepto de "locus de controltérmino acuñado por Julian Rotter en 1954. Una persona con un locus de control interno cree que puede influir en los acontecimientos de su vida, mientras que alguien con un locus de control externo atribuye los resultados a factores externos como la suerte o el destino.

    Los estudios demuestran que las personas con un fuerte locus de control interno tienden a tener mejor salud mental, mayor automotivación y mayor motivación de logro. Tienden a manejar mejor el estrésya que creen que pueden controlar sus respuestas y tomar medidas para mejorar su situación. Por el contrario, las personas con un fuerte locus de control externo pueden sentirse impotentes o abrumadas cuando se enfrentan a circunstancias difíciles.

    Centrarse en lo que se puede controlar ayuda a cultivar un locus de control interno sólido. Fomenta la resilienciay mejora nuestra capacidad para afrontar los retos de la vida.

    Aplicaciones en la vida real

    El principio de centrarnos en lo que podemos controlar se aplica a varios ámbitos de la vida. En las relaciones personales, por ejemplo, no podemos controlar las acciones o los sentimientos de los demás, pero sí podemos controlar nuestras reacciones y nuestro comportamiento hacia ellos. De este modo, podemos gestionar mejor los conflictos, mantener relaciones más sanas y proteger nuestro bienestar mental.

    En nuestra vida profesional, no podemos controlar las tendencias del mercado, las políticas de la empresa o el comportamiento de los compañeros. Sin embargo, podemos controlar nuestro rendimiento, nuestra ética laboral, nuestro aprendizaje continuo y nuestra forma de interactuar con los demás. Este enfoque puede conducir al crecimiento profesional, la satisfacción laboral y la mejora de las relaciones en el lugar de trabajo.

    En materia de salud y bienestar, no podemos controlar nuestras predisposiciones genéticas, pero sí nuestras elecciones de estilo de vida -dieta, ejercicio, sueño y gestión del estrés-, que desempeñan un papel sustancial en nuestra salud general.

    Al concentrar nuestra energía en aquello sobre lo que podemos influir, avanzamos significativamente hacia nuestros objetivos y experimentamos una mayor satisfacción y éxito.

    Cómo aprovechar el control: Pasos prácticos

    Asumir el control en las áreas en las que realmente tenemos poder puede ser transformador y conducirnos a crecimiento personaly satisfacción. Pero, ¿cómo podemos canalizar nuestra necesidad innata de control en la dirección correcta? He aquí tres pasos prácticos.

    Identifica lo que puedes controlar

    El primer paso es distinguir entre lo que puedes controlar y lo que no. Esta distinción puede parecer sencilla, pero a menudo se difumina en nuestra vida cotidiana. Empiece por anotar los aspectos de su vida que le preocupan. A continuación, divídelas en dos categorías: las que están bajo tu control y las que están fuera de él.

    Por ejemplo, piense en la búsqueda de empleo:

    • No puedes controlar el mercado laboral.
    • No puedes controlar el proceso de contratación,
    • No puedes controlar el número de candidatos a un puesto.
    • Pero puede controlar el desarrollo de tus habilidades, el número de solicitudes de empleo que envías, la calidad de tu currículum y lo bien que te preparas para las entrevistas.

    Este ejercicio le aportará claridad y le ayudará a discernir entre los factores controlables y los incontrolables. Al reconocer los elementos que escapan a su control, puede ahorrar energía y reducir el estrés. De este modo, podrá centrarse en los aspectos procesables, lo que le permitirá pensar de forma productiva y centrada en las soluciones.

    Cómo puede cambiar su enfoque

    Una vez que haya identificado lo que puede controlar, el siguiente paso es cambiar conscientemente su enfoque hacia estas áreas. Este paso requiere un cambio en mentalidad y actitud.

    Cuando surja una situación difícil, en lugar de obsesionarse con factores incontrolables, pregúntese "¿Qué puedo hacer al respecto?" Concéntrese en soluciones prácticas. Este cambio de mentalidad no significa ignorar los factores incontrolables. Más bien significa reconocerlos y centrarte en tu respuesta y tus acciones.

    En el ejemplo de la búsqueda de empleo, en lugar de preocuparte por la competitividad del mercado laboral, céntrate en mejorar tu currículum, perfeccionar tus habilidades o prepararte para las entrevistas. Al centrarte en los aspectos controlables, puedes convertir la preocupación en acción y aumentar las posibilidades de conseguir un empleo.

    La filosofía estoica y el control

    estatua rupestre de un filósofo famoso

    En filosofía estoicaoriginaria de la antigua Grecia y Roma, es especialmente instructiva a la hora de hablar del concepto de control. El estoicismo nos enseña a distinguir entre las cosas que podemos controlar y las que no, y a concentrar nuestra energía en las primeras.

    Los estoicos, incluidos filósofos como Séneca, Epicteto y Marco Aurelio, abogaban por una vida de virtud y sabiduría. Creían que tenemos un control total sobre nuestras mentes, acciones y respuestas a los acontecimientos externos. Por otra parte, reconocían que la mayoría de las circunstancias externas escapan a nuestro control, como las acciones de los demás, nuestra reputación y el curso de la naturaleza.

    "Algunas cosas están dentro de nuestro poder, mientras que otras no. Están en nuestro poder la opinión, la motivación, el deseo, la aversión y, en una palabra, todo lo que es obra nuestra; no están en nuestro poder nuestro cuerpo, nuestra propiedad, nuestra reputación, nuestro cargo y, en una palabra, todo lo que no es obra nuestra". - Epicteto, famoso filósofo estoico

    Al adoptar esta filosofía, podemos encontrar serenidad al aceptar las cosas que no podemos controlar, reduciendo el estrés y la preocupación que a menudo se asocian a ellas. Esto, a su vez, nos permite dedicar plenamente nuestra energía y concentración a las cosas que sí podemos controlar: nuestras acciones, pensamientos, valores y respuestas.

    Además, el estoicismo nos enseña que nuestras percepciones también están bajo nuestro control. En lugar de ver los obstáculos como algo negativo, podemos optar por verlos como oportunidades de crecimiento y aprendizaje. Esta perspectiva cambia la narrativa de ser una víctima de las circunstancias a ser un participante activo, utilizando la situación a nuestro favor.

    "El impedimento a la acción adelanta la acción. Lo que se interpone se convierte en el camino". - Marco Aurelio

    En nuestra vida contemporánea, la filosofía estoica puede ayudarnos a navegar a través de la miríada de retos a los que nos enfrentamos. Al comprender e interiorizar la distinción estoica entre lo que está bajo nuestro control y lo que no lo está, podemos llevar una vida más plena, resistente y satisfactoria. más plenas, resistentes y pacíficas.. No se trata de ser pasivo o indiferente, sino más bien de dirigir nuestras energías donde tendrán el mayor impacto - el ámbito de nuestro control. De este modo, el estoicismo nos capacita para vivir con autenticidad, sabiduría, integridad y serenidad. paz interior.

    La neurociencia del control

    entorno de laboratorio con plantas verdes

    Aunque es fundamental tener en cuenta las perspectivas filosóficas y psicológicas del control, también lo es comprender la neurociencia que lo sustenta. Nuestro cerebro desempeña un papel importante en la forma en que percibimos el control y en nuestra capacidad para centrarnos en lo que podemos controlar.

    Cómo percibe el control nuestro cerebro

    Las investigaciones en neurociencia revelan que nuestra percepción del control viene dictada en gran medida por diversas estructuras cerebrales, en particular las que intervienen en las funciones ejecutivas y regulación de las emocionescomo el córtex prefrontal. Cuando nos enfrentamos a situaciones, nuestro cerebro evalúa rápidamente si tenemos control sobre los resultados. Si percibimos que tenemos el control, es más probable que respondamos de forma proactiva, emprendiendo acciones que se ajusten a nuestros objetivos y valores. Por el contrario, si percibimos que carecemos de control, podemos reaccionar con miedo, estrés o frustración, lo que puede conducir a decisiones y resultados subóptimos.

    Comprender este proceso neurológico puede ayudarnos a modificar nuestra percepción del control. Al reconocer que las evaluaciones iniciales de nuestro cerebro no siempre representan con exactitud nuestro nivel real de control, podemos aprender a reevaluar las situaciones, centrándonos más en los aspectos sobre los que podemos influir.

    Mejorar el control mediante la neuroplasticidad

    Neuroplasticidado capacidad del cerebro para cambiar y adaptarse, ofrece una vía prometedora para mejorar nuestro sentido del control. Al igual que podemos entrenar nuestro cuerpo para que sea más fuerte y ágil, también podemos entrenar nuestro cerebro para que distinga mejor entre lo que podemos controlar y lo que no.

    Las prácticas de atención plena, la terapia cognitivo-conductual y la exposición constante a situaciones en las que practicamos centrarnos en lo que podemos controlar pueden ayudar a fortalecer las vías neuronales asociadas con el comportamiento proactivo y la resiliencia. Con el tiempo, estas prácticas pueden llevarnos a una percepción más precisa del control y a centrarnos más en los aspectos procesables de nuestras vidas.

    Incorporar los conocimientos de la neurociencia a nuestro enfoque del control proporciona una perspectiva más completa. Subraya que nuestro enfoque de lo que es el control no es sólo un concepto filosófico o psicológico, sino también un proceso neurológico en el que podemos influir mediante prácticas intencionadas.

    La intersección de mindfulness y control

    hombre sentado en lo alto de una roca con vistas a un bosque de montañas

    Comprender la relación entre mindfulness y el control puede mejorar aún más nuestra capacidad de centrarnos en lo que podemos controlar. La atención plena, a menudo asociada con la meditación y la práctica de estar presente, complementa nuestra capacidad de controlar nuestras reacciones, actitudes y decisiones.

    El papel de la atención plena en el control

    La atención plena nos enseña a ser conscientes de nuestros pensamientos, emocionesy sensaciones en el momento presente. Al hacerlo, ofrece una poderosa herramienta para reconocer los elementos que están bajo nuestro control. Cuando practicamos la atención plena, podemos observar nuestras reacciones y sentimientos objetivamente, sin juzgar ni reaccionar de inmediato. Esto nos da espacio para elegir cómo responder en lugar de reaccionar impulsivamente.

    Por ejemplo, si nos enfrentamos a una situación estresante, la atención plena puede ayudarnos a reconocer nuestras reacciones emocionales inmediatas, como la ira o la ansiedad. En lugar de dejarnos llevar por estas emociones -que a menudo son respuestas a cosas que escapan a nuestro control-, podemos reconocerlas y elegir una respuesta que esté en consonancia con nuestros objetivos y valores, como respirar hondo, alejarnos un momento o expresar nuestros sentimientos con calma y asertividad.

    Esto enlaza estrechamente con el énfasis que pone la filosofía estoica en diferenciar entre las cosas que están dentro y fuera de nuestro control. Practicando la atención plena, podemos mejorar nuestra capacidad para hacer esta distinción y elegir respuestas que estén bajo nuestro control.

    Aplicar la atención plena para aumentar el control

    Aplicar la atención plena para aumentar el control implica unos cuantos pasos clave.

    1. Práctica regular de mindfulness: Puede tratarse de meditación consciente formal, pero también puede incluir otras prácticas como comer de forma consciente, caminar o escribir un diario. El objetivo es entrenar al cerebro para que sea más consciente de sus pensamientos, emociones y reacciones.
    2. Observar sin juzgar: Cuando notes que surgen sentimientos o reacciones, intenta observarlos sin etiquetarlos como "buenos" o "malos". Simplemente reconócelos por lo que son.
    3. Elige tu respuesta: Recuerda que tu respuesta está bajo tu control. Una vez que hayas reconocido y aceptado tus reacciones iniciales, elige una respuesta que esté en consonancia con tus valores y objetivos.

    A través de estos pasos, la atención plena puede mejorar nuestra capacidad de controlar nuestras respuestas, lo que conduce a una mayor inteligencia emocional, mejores relaciones y mejores resultados ante los retos. Es una potente herramienta que complementa el énfasis en el control en áreas como la filosofía estoica y la resiliencia psicológica.

    Historias de éxito: Los que se centraron en lo que podían controlar

    historia de éxito escrita en un papel por una máquina de escribir

    Centrarse en lo que se puede controlar ha sido un factor clave para el éxito de muchas personas con grandes logros. Veamos algunas historias de éxito inspiradoras de la vida real.

    • Serena Williams: Posiblemente una de las mejores tenistas de todos los tiempos, Serena Williams se enfrentó a numerosos retos a lo largo de su carrera, como el sexismo, el racismo y múltiples problemas de salud. Sin embargo, se centró en lo que podía controlar: su entrenamiento, su mentalidad y sus respuestas a estos obstáculos. Esta firme concentración le permitió ganar la asombrosa cifra de 23 títulos individuales de Grand Slam y convertirse en un icono de perseverancia y fortaleza.
    • Elon Musk: Como fundador de empresas como SpaceX, Tesla y Neuralink, Elon Musk ha tenido un impacto significativo en varias industrias. A pesar de enfrentarse al escepticismo y a importantes obstáculos, Musk se mantuvo centrado en sus objetivos y en lo que podía controlar: su visión, su ética de trabajo y su determinación. Este enfoque ha dado lugar a innovaciones revolucionarias en los viajes espaciales, los vehículos eléctricos y la neurotecnología.
    • Oprah Winfrey: Oprah salió de una vida llena de adversidades para convertirse en una de las mujeres más influyentes del mundo. Se centró en sus talentos y pasiones (lo que podía controlar) y los canalizó hacia una exitosa carrera en los medios de comunicación. Este enfoque, unido a su resistencia y empatía, le permitió conectar con millones de espectadores y construir un imperio mediático.
    • Stephen King: King es famoso por sus exitosas novelas de terror, pero su éxito no fue fácil. Los comienzos de su carrera como escritor estuvieron marcados por innumerables rechazos. Sin embargo, King se centró en lo que podía controlar: su escritura y su perseverancia. Su dedicación a su oficio le llevó a triunfar y a convertirse en uno de los autores de más éxito de todos los tiempos.
    • J.K. Rowling: La autora del 'Harry PotterRowling se enfrentó a numerosos rechazos y problemas personales antes de que su obra fuera finalmente publicada. Centrándose en lo que podía controlar -su capacidad narrativa y su persistencia-, siguió creyendo en su trabajo. Su empeño dio sus frutos y su serie se convirtió en una de las más exitosas de la historia de la literatura.

      Cada una de estas personas se enfrentó a distintos retos y obstáculos. Sin embargo, su concentración en lo que podían controlar -sus acciones, actitudes y respuestas- desempeñó un papel fundamental en sus extraordinarios logros. Estas historias nos recuerdan lo que podemos conseguir cuando concentramos nuestra energía en los aspectos de nuestra vida en los que realmente podemos influir.

      Reflexiones finales

      En un mundo lleno de acontecimientos incontrolables y resultados impredecibles, resulta esencial centrarse en las cosas que podemos controlar. Como hemos visto en las historias de personas como Serena Williams, Elon Musk, Oprah Winfrey, Stephen King y J.K. Rowling, centrarse en lo que podemos controlar es un factor clave para superar los retos y alcanzar el éxito.

      Es una práctica que todos podemos adoptar, independientemente de nuestro campo o profesión. Recordemos que no podemos controlar el viento, pero sí ajustar nuestras velas. Aprovechar este entendimiento nos permite navegar por las tormentas de la vida con mayor eficacia y allana el camino hacia nuestros objetivos personales y profesionales.

      ¿Te interesa dar el siguiente paso en tu viaje personal?
      Obtén más información sobre nuestro Programa de Coaching Personalizado 1:1.

      Bayu Prihandito de Life Architekture mirar hacia arriba sonriente y confiado fondo selvático

      Preguntas Frecuentes

      ¿Qué significa centrarse en lo que se puede controlar?

      Centrarse en lo que se puede controlar significa dedicar tiempo, energía y recursos a cosas sobre las que se tiene influencia directa, en lugar de a cosas que están fuera de nuestro control. Esto incluye tus acciones, actitudes y respuestas.

      ¿Por qué debemos centrarnos en lo que podemos controlar?

      Centrarnos en lo que podemos controlar nos permite afrontar los retos de la vida con mayor eficacia y reduce el estrés y la ansiedad innecesarios. Es un factor clave para alcanzar el éxito, como han demostrado personas como Serena Williams, Elon Musk y J.K. Rowling.

      ¿Cómo podemos identificar lo que podemos controlar?

      Identificar lo que podemos controlar implica autorreflexión y toma de conciencia. A menudo significa distinguir entre nuestras acciones y actitudes directas y las circunstancias externas o las acciones de otras personas.

      ¿Cuál es la filosofía estoica sobre el control?

      La filosofía estoica aconseja centrarse en lo que está bajo nuestro control -nuestras propias acciones y actitudes- y aceptar lo que está fuera de nuestro control. Esta filosofía proporciona una guía práctica para la paz mental y el éxito.

      ¿Cómo se pueden desarrollar hábitos conscientes de control?

      Desarrollar hábitos de atención plena implica una práctica regular. Esto puede incluir la meditación consciente, escribir un diario o simplemente dedicar un tiempo cada día a reflexionar sobre lo que está bajo tu control y concentrar tus energías en ello.

      Sobre el autor

      Foto de perfil Bayu Prihandito fundador de Life Architekture
      Bayu Prihandito es la fundadora de Life Architekture. Como consultor psicológico certificado, coach de vida y profesor de yoga RYT 200, ofrece una combinación única de conocimientos que aborda tanto la mente como el cuerpo. Con un enfoque en la salud mental, la atención plena, las relaciones y el yoga, Bayu integra su amplia formación en psicología con técnicas de atención plena. Esta sinergia apoya un enfoque holístico, capacitando a sus clientes para navegar por los desafíos de la vida con claridad, plenitud y verdadero significado. Más información